Historia

En el año 1890, el alumbrado público de Gálvez, consistía en lámparas a kerosén, ubicadas en las paredes de las casas o bien en postes a 2,5 mts de altura. Francisco Mosqueda fue el primer farolero, y su tarea consistía en proveer diariamente el combustible que se consumía aproximadamente a la una de la mañana.

Veintidós años después, en 1912, Don Ángel Parodi instaló la primera Usina Eléctrica y Don Enrique Czerweny (padre) instaló las redes de distribución. Luego, allá por 1922, la empresa SUDAM compra la usina nombrando al Sr. Marcelo Parodi Gerente de la misma.

En el País operaban en el rubro las empresas ANSEC, CADE, ITALO, SUDAM y SUIZO. Se dividieron el mercado en zonas, y aunque todo indicaba que la acción de estos poderosos grupos serían factor de progreso dados los recursos económicos y técnicos de que disponían, la realidad fue otra. Una exagerada avidez de lucro y desconsideración hacia los consumidores, crearon hostilidad colectiva en muchas vecindades.

La Clave: Visión Y Trabajo.

“ El sistema cooperativo, por sus principios y por su acción, nos está demostrando con toda evidencia, ser el medio más eficaz para combatir la especulación, los monopolios y hacer innecesaria la intervención del estado en las actividades económicas de nuestros tiempos, salvo circunstancias excepcionales. Es innegable que en el sistema cooperativo hemos de encontrar la verdadera justicia e independencia económica, la igualdad de derechos y la obtención de beneficios en proporción a nuestros esfuerzos económicos y/o a nuestros consumos, sin perder por ello la libertad.”

Inspirado en estos principios, el 20  abril de 1958 se cristaliza el sueño que seis años antes comenzara a forjar el Honorable Directorio de la Comisión Administrativa de Servicios Autárquicos Municipales (C.A.S.A.M.). Nace la que hoy es nuestra Cooperativa Eléctrica de Gálvez Ltda.

El objetivo era transformar la Usina Eléctrica Municipal, en un ente cooperativo, para poder solucionar los problemas derivados de la necesidad de efectuar ampliaciones y modificaciones al sistema eléctrico.

Debemos tener en cuenta que, por aquellos años, recién aparecían masivamente los primeros electrodomésticos. La incorporación en muchos hogares de heladeras eléctricas (antes eran a kerosén) la aparición del televisor, y la instalación consiguiente de líneas de energía domiciliarias más potentes y eficaces, pusieron en jaque el sistema eléctrico vigente. El crecimiento de la población, la incorporación de estos nuevos elementos y artefactos que hacían a una mayor calidad de vida y la radicación y desarrollo de industrias en la ciudad de Gálvez, eran circunstancias que impulsaban el crecimiento socioeconómico de la ciudad, pero este desarrollo corría serio riesgo de naufragar ante el elevado déficit energético que se padecía.

La asamblea constitutiva de la Cooperativa Eléctrica de Gálvez Ltda., se celebró el 20 de abril de 1958 - fecha anteriormente mencionada - La Comisión Administrativa Interventora de la CASAM, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 99 de la Ordenanza Municipal Nº 49, resolvió transformar la Usina Eléctrica Municipal en una cooperativa eléctrica; para ello y en esta histórica fecha, en el Club Deportivo Atenas se reunió la Asamblea Constitutiva, presidida por el Sr. Antonio Tessio actuando como secretario el Sr. Juan Olives.

De corriente continua a corriente alterna: Un paso fundamental.

La Cooperativa Eléctrica de Gálvez Ltda., palió los serios problemas arriba mencionados posicionándose como una de las mejores empresas de servicio.

Objetivos claros y trabajo constante rigieron desde sus orígenes el accionar del Consejo de Administración de CEGL. Al principio, existían máquinas generadoras de corriente continua con muchos año de antigüedad que habían pertenecido a la anterior Usina Municipal. La eficacia del personal de la Sala de Máquinas, no impedía las permanentes reparaciones y las consiguientes interrupciones del servicio.

Ante el proyecto de sustituir la obsoleta corriente continua por la corriente alterna que hoy utilizamos, se hicieron múltiples gestiones ante Agua y Energía de la Nación como así también ante la Dirección Provincial de Energía que finalmente proveyó este tipo de energía.

A fines de concretar este fundamental cambio, en el año 1959 y en Asamblea Gral. Ordinaria se autorizó al Consejo de Administración la donación a la Dirección Provincial de Energía de una fracción de terreno para la construcción de una estación de maniobras para la línea de alta tensión. También debieron adaptarse las líneas de baja tensión a la alternización de la energía como así también cambiar la totalidad de los medidores. Estos importantes gastos se cubrieron con un préstamo de ocho millones de pesos que la Dirección Provincial de Energía otorgó a CEGL en una entrega de dos millones y tres cuotas del mismo monto cada una pagaderas previa rendición de cuentas de la anterior entrega. Este préstamo se pactó a 15 años de plazo con amortizaciones anuales y 5% de interés según Decreto Provincial dictado por el Gobernador Sylvertre Begnis en octubre de 1960.

La primera línea de Alta Tensión.

Así el 19 de agosto de 1962, se habilita la línea de 33 kV. AROCENA-GÁLVEZ, comenzando la transformación eléctrica y el conexionado en corriente alterna. Previendo nuevas fuentes de alimentación ante el notable crecimiento de la demanda de energía, se inician las gestiones para la construcción de una línea de alta tensión de 33 kV. GESSLER-GÁLVEZ. Esta obra  que formaría un “cierre de anillo”, luego de una ardua lucha del Consejo de Administración ante dilaciones e inconvenientes, se inaugura en 1970.

Electrificación Rural: Un paso clave para el desarrollo agropecuario.

Conscientes de la importancia de dotar a los inmuebles rurales de electrificación para apoyar el desarrollo económico y social del sector, se vuelcan todos los esfuerzos a esta trascendental obra que se habilita el 22 de marzo de 1975, marcando un hito en la historia de la Cooperativa. A fines del año 1972, el Consejo de Administración de CEGL formula anuncios en materia de obra de electrificación rural, que comienzan a tomar cuerpo en el año 1973. CEGL, consciente de la necesidad de la necesidad de dotar al predio rural de los beneficios que brinda la electrificación - no solo en el aspecto de confort para el hogar, sino para el desarrollo económico de las explotaciones agropecuarias mediante la disminución de costos y el aumento de la productividad mediante la tecnificación - vuelca todos sus esfuerzos en la concreción de esta trascendental obra.

Reemplazo de líneas de distribución aéreas desnudas por cables pre-ensamblados: Calidad y seguridad.

1985: CEGL da inicio a una obra de suma importancia para la seguridad de la población y la calidad del servicio de distribución de energía eléctrica. Comienza el tendido de cables pre-ensamblados. Este sistema, reemplaza las antiguas líneas desnudas con las ventajas mencionadas. Cabe destacar que esta Cooperativa fue una de las pioneras en realizar este tipo de instalación que, desde hace varios años, abarca a la totalidad del ejido urbano de nuestra ciudad.

Línea 132 kV Arocena - Gálvez: Una inversión para el presente asegurando el futuro.

En el año 2003, se finaliza el tendido de una línea de 132 kV. AROCENA-GÁLVEZ que soluciona, en gran medida, las interrupciones de energía y garantizará una correcta provisión eléctrica calculada para aproximadamente 50 años. Esta obra favorece también la radicación de empresas en la ciudad ya que las mismas contarían con una provisión eléctrica segura y confiable.

Las gestiones para llevar a cabo esta obra se iniciaron en el año 2000 y comenzó a ejecutarse en el 2001. los graves problemas políticos y la debacle económica acontecida a fines de ese año, no fueron suficientes para malograr este proyecto tan importante para la ciudad. El Consejo de Administración no desistió en su determinación y gracias a ello, hoy, cuando en gran parte del país se agudiza la crisis energética por falta de obras de infraestructura, en nuestra ciudad de Gálvez contamos con las obras necesarias para la prestación de un servicio de calidad, pero, obviamente, abastecidos por las empresas de distribución de energía a nivel nacional.

Es importante destacar que esta obra; con un costo de aproximadamente $ 8.000.000, fue solventada por nuestra Cooperativa Eléctrica con recursos propios.